familia Abreu - Pisqueya

En 1978, Eduardo salió de la República Dominicana y emigro a Nueva York en búsqueda del sueño americano .

Dejando atrás 13 hermanos y trabajó sin descanso como lavaplatos y ayudante de camarero hasta ahorrar lo suficiente para realizar su sueño.
En 1984, Eduardo abrió su propio comedor Dominicano en Brooklyn y ofreció sus platos caseros favoritos – arroz y habichuela, yuca, tostones, mangú, pernil, pollo y res guisado.

Los clientes siempre preguntaban, “¿Viejo, y la salsa picante?”

Un día en el mercado, Eduardo y su cocinero encontraron los pimientos dominicanos que pican.

Ahora, en 2016, treinta y dos años después, Eduardo cuelga el delantal y pasa la receta a sus tres hijos que han creado PISQUEYA para compartir los sabores del Caribe y el amor, la buena dicha y el legado de su padre.